PRIMERAS VOCACIONES: Mientras fueron llegando nuevas vocaciones, la Comunidad de Lañomendi ayudó temporalmente con algunas hermanas de las que tan buen recuerdo guardamos y a las que estamos muy agradecidas: M. Carmen, M. Jesús María, M. Ana María y M. Purificación.

En el año 1993 entró la primera vocación de Cantabria: Sor Gema Rábago García.

En el año 1995 vino sor Norma Huerta Gutiérrez, mejicana, que había hecho el Noviciado en Lañomendi (Vizcaya).

A través de la Abadesa de Villaverde de Pontones (Clarisas), y con la colaboración de las Jerónimas de Almodóvar del Campo (Ciudad Real), llegó a nuestra Casa la primera hermana india de Kerala: Sor María (Mary).

Después entró otra de Cantabria: Sor Angela Pérez Obeso, en el año 1997.

Al año siguiente, en 1998, ingresó otra india: Sor Teresa.

En 1999, también de la India, vino Sor Cristina.

Por fin, en el año 2002, la India nos regaló otras dos hermanas: Sor Inmaculada y Sor Mercedes.

Así el número actual de la comunidad es de 9 hermanas, con el deseo de que esta Casa de la Madre de la Merced vaya aumentando para la gloria de Dios y redención de nuestro mundo. En Noja gozamos de la estima y cariño del pueblo. El Ayuntamiento nos ha ayudado en repetidas ocasiones, en las necesidades de obras para mejorar el convento y para hacer una capilla nueva, pues en el verano no había capacidad para toda la gente que asistía. También nos ayudaron la Fundación Tapia y la Fundación Carmen Gandarias, ambas de Bilbao. Ahora tenemos una capilla en la caben sentadas unas 150 personas y en verano se llena totalmente. Durante todo el año la tenemos abierta durante el día para que puedan venir a visitar al Señor o hacer oración cada uno cuando pueda, cosa que nos agradece mucho la gente.

Las horas de culto son las siguientes: La Santa Misa, los días de labor a las 9 de la mañana y los domingos y fiestas a las 9,30.

El Sto. Rosario a las 18,30 en invierno y a las 19 en verano.

Tenemos el Santísimo expuesto todos los días de 18,30 a 20,30, excepto los jueves, que tenemos al Señor expuesto desde las 9,30, al terminar la Santa Misa, hasta las 13,30. Los primeros domingos de mes, todo el día, desde las 10,15, al terminar la Santa Misa, hasta las 20,30 en que se cierra la capilla.

A lo largo de estos 20 años que llevamos viviendo en este pequeño Monasterio, hemos ido palpando la misteriosa y admirable Providencia de nuestro Padre Dios, tanto en lo espiritual como en lo material, con cuya experiencia crece continuamente nuestra confianza en Él.