La rica herencia que hemos recibido de Sta. María de la Merced, Ntra. Sma. Madre, y de Ntro. Sto. Padre, S. Pedro Nolasco, podríamos enunciarla así:
“CARIDAD HEROICA AL SERVICIO DE LA FE”.

La Merced, ayer y hoy:
a) Hace presente en el mundo a CRISTO REDENTOR en sus facetas de Adorador del Padre y Liberador de todo hombre.
b) Sigue el camino de su Madre Fundadora: la Esclava del Señor y Madre del Redentor.
c) Al estilo de S. Pedro Nolasco: el imitador fiel del Redentor, el hijo amantísimo de María, el liberador de cautivos.
La Mercedaria Contemplativa resume su ser y hacer, en la Orden y en la Iglesia, en este ideal que la define:
“LIBERAR ORANDO”.